Inicio > Get to Know the Region > Natural Landmarks

Get to Know the Region

Patrimonio Natural

alt
Sobre la comarca se asienta una flora en la que predomina el monte mediterráneo, que ve reducida su existencia a los montes públicos, compuesta fundamentalmente por pinares, encinares, acebuchales, sabinares, bosques de ribera, vegetación rupícola, piornales y matorrales.

 Estos bosques y bosquetes están formados, además de pinos carrascos, encinas y acebuches, por sabinas, con algunos enebros y escasos quejigos.

 Junto a los ríos Guadalteba y Turón, se desarrolla una arboleda de gran interés aunque escasa que se conocen como bosques de ribera y que están compuestos por sauces, chopos, fresnos y tarajes. Además de estos tipos de formaciones vegetales en la zona se desarrolla matorral y una amplia flora caracterizada por la existencia de numerosas especies endémicas como el tomillo, el romero, las retamas, los palmitos, las jaras y las esparragueras, llegando a superar las 500 especies vegetales.

Los olivos, almendros, frutales y otros árboles de jardinería urbana como cipreses, álamos, palmeras y plátanos de sombra forman parte también del paisaje de la comarca, así como las extensiones de secano basadas en cereales y leguminosas, que constituyen en las temporadas de crecimiento una gran alfombra verde en los campos.

La fauna es también variada e interesante, gracias a su diversidad paisajística con montañas abruptas, media montaña, campiñas, valles, lagunas..., y a la existencia de numerosos espacios protegidos.

PARAJE NATURAL DEL DESFILADERO DE LOS GAITANES.-
Este paraje natural marcado por la confluencia de los ríos Guadalteba, Turón y Guadalhorce por abrirse paso entre las montañas de El Chorro, es el espacio ecológico en el que sobreviven una serie de aves en sus paredes a distintos pisos de altura. Los más altos parajes del Almorchón son los posaderos y nidos del buitre leonado y del alimoche, mientras que los riscos de los Gaitanes son el hábitat del águila real y de otras grandes rapaces como los halcones.

Las oquedades en farallones verticales son el espacio preferido por los halcones, cernícalos y rapaces nocturnas como el búho real, si bien, los pisos intermedios y bajos junto a los ríos están ocupados por todo palomas, vencejos, grajillas y chovas.

Por otra parte, los mamíferos que abundan en la zona son las cabras montesas y el gato montés, junto con zorros y conejos.

LAGUNAS DE CAMPILLOS.-
Esta reserva natural conforma un espacio periférico de la famosa laguna de Fuente de Piedra pero debido a la existencia de lagunas dulces son el reducto de varias especies en peligro de extinción como la malvasía, la focha moruna, la cerceta pardilla y el calamón, al igual que las colonias de flamencos, distintas variedades de ánades, zampullín, focha común y numerosas limícolas como andarríos y chorlitejos.

La gran importancia biológica de estas lagunas las convierten en enclaves privilegiados para todos aquellos aficionados que disfruten de la naturaleza con grarantías suficientes para su conservación sin que la presencia potencie aspectos dañinos sobre el medio o su fauna.

SIERRAS DE CAÑETE LA REAL.-
Esta es la zona más montañosa de la comarca, cuyo pico más alto es el Mojón Gordo con 1018 metros de altura, aunque está jalonada por otros como el Padrastro y Padrastillo y que muchas especies utilizan como zona de descanso. En estas sierras calizas habitan numerosas especies animales y vegetales, como el gato montés, cabras montesas, buitres leonados, águilas y búhos reales.

altDentro de las especies vegetales, destacan los bosques de encinas, quejigos y pinar de repoblación, y de especies de más bajo porte como es el caso de romeros, tomillos, retamas, esparto y las peonías, orquídeas y lirios de sierra.

SIERRA DE ALCAPARAÍN.-  
  En ella se localiza la máxima altura de toda la comarca, el pico del Grajo con 1293 metros de altitud. Es un lugar idóneo para practicar el senderismo y donde se puede contemplar una amplia fauna y flora.

TAJO DEL MOLINO.-
Este pequeño desfiladero, que está inventariado como Monumento Natural, conserva cavidades naturales que son de vital importancia para los murciélagos que en varias colonias ocupan la veintena de cuevas sobre el Tajo, aunque durante el día, las palomas zuritas, las grajas y grajillas son las dueñas de este paisaje natural.

BOSQUE DE RIBERA DE ORTEGÍCAR.-
Situado junto a un puente medieval (siglo XIV) sobre el río Guadalteba, conserva un bosque de ribera con varias especies de olmos, álamos y sauces que dan cobijo a un variado y nutrido grupo de aves cantoras en primavera, entre las que destacan los ruiseñores y jilgueros.